cuidados de porches y pergolas de madera

Muchas veces y a pesar de lo bonitos y lo mucho que gustan las instalaciones de madera en exteriores, (pérgolas, porches, cenadores, etc.) la gente se retrae por creer que se trata de un material delicado y en cierto modo difícil de mantener.

Evidentemente y dado que estamos hablando de una instalación ubicada en el exterior y por lo tanto expuesta a las inclemencias y variaciones climáticas, sol, lluvia, viento, seria de necios pensar que el porche o pérgola de madera no necesita de mantenimiento, pero no mucho más que el resto de elementos del jardín o que de una estructura similar en cualquier otro material.

Con la madera jugamos con una gran ventaja, el material en si ya es bonito y el paso del tiempo, con un mínimo cuidado la hace si cabe aun más.

La madera al tratarse de un producto natural requiere de tratamientos preventivos, que serán aplicados antes de su instalación definitiva, con esto conseguiremos que esta goce de buena salud y en consecuencia tenga un aspecto atractivo y saludable.

Estos tratamientos que habrá que aplicar, son preventivos ante ataques biológicos que pueda sufrir la madera, como hongos o insectos, estos productos son los fungicidas y los insecticidas unidos a compuestos como son los lasures  de exterior de alta calidad, que les añadirán color y protección contra la incidencia del sol sobre la degradación del  color con el que hemos tintado la instalación.

Procediendo correctamente con la aplicación de estos productos como mínimo con dos manos, nuestra instalación quedara protegida como mínimo, por unos seis años las partes donde no da el sol y unas cuatro las expuestas al mismo, la reaplicación de estos productos es muy sencilla, ya que no requieren lijado, es inodora y no contamina, con lo que en un rato y cada muchos años, de una manera sencilla mantendremos cuidada y saludable nuestro porche o pérgola de madera.