Apuntes de transformación de la madera

La madera es un elemento procedente de una materia prima natural de origen vegetal, que se extrae fundamentalmente de los árboles y mayoritariamente de los troncos de estos.

Al ejecutar una incisión transversal al tronco de un árbol, quedaría a la vista sus diferentes segmentos circulares  y  apreciaríamos de manera clara las siguientes secciones, si estas las valorásemos del exterior al interior del tronco del árbol talado.

La primera  capa  que nos encontramos es la corteza, que cubre todo el árbol y es su manto protector contra los diferentes factores climaticos y los agentes biológicos del entorno del bosque.

La capa posterior  es el líber  y realiza el transporte y suministro, de la savia, por tronco y ramaje del árbol.

Según nos adentramos en el centro del tronco nos encontramos con el cambium tejido vivo que arropa la parte leñosa, cuya reproducción establece el desarrollo  del tronco, ramaje y raíces. El crecimiento del  cambium se produce hacia el exterior, por lo que va creando nuevos anillos de crecimiento año a año.

Durante la estación primaveral se crean canales más amplios, que le dan un tono más suave al leño respecto al verano y otoño. Estas capas de albura , determinadas por su color más claro, se alternan con las del duramen, provocando el origen a estos anillos, evidentes en algún corte del tronco.

La siguiente capa es la albura, resulta madera en su etapa de desarrollo y formación, con el paso del tiempo se irá endureciendo.

Y en último lugar  el duramen, es ya la madera con el total de sus propiedades conseguidas, dureza y resistencia máxima ante cualquier ataque.

La madera desde que es obtenida del árbol hasta que queda manufacturada para ser manipulada en un sinfín de componentes, pasa por los siguientes procesos.

Naturalmente el  primer proceso es la tala del árbol, para esto son seleccionados  los arboles de mayor envergadura, siendo su lugar repoblado por nuevos plantones, en una gestión de sostenibilidad primordial para el medio ambiente.

Posteriormente es  la eliminación de las cortezas y ramajes, ya que lo que empleado es la madera del tronco, si bien tanto las ramas como las cortezas serán usadas para diferentes aplicaciones, siendo el aprovechamiento del árbol total, una de las aplicaciones de las ramas es la elaboración de pellet, producto utilizado en calderas sin ningún  impacto perjudicial en el medio ambiente.

Una vez descartados cortezas y ramas vamos al aserrado, este proceso proporciona la realización de  un despiece del tronco cortando tablones y listones de diferentes medidas y secciones con la objetivo de rentabilizar al máximo, el tronco.

Y el último proceso  es la del secado de las diferentes piezas obtenidas, hoy en día dado el alto nivel tecnológico y de expansión de la industria maderera, este secado se acomete mecánicamente, en secaderos que obtienen el grado de humedad idóneo para su manipulación.