Archivo de la etiqueta: pergolas

cuidados de porches y pergolas de madera

Muchas veces y a pesar de lo bonitos y lo mucho que gustan las instalaciones de madera en exteriores, (pérgolas, porches, cenadores, etc.) la gente se retrae por creer que se trata de un material delicado y en cierto modo difícil de mantener.

Evidentemente y dado que estamos hablando de una instalación ubicada en el exterior y por lo tanto expuesta a las inclemencias y variaciones climáticas, sol, lluvia, viento, seria de necios pensar que el porche o pérgola de madera no necesita de mantenimiento, pero no mucho más que el resto de elementos del jardín o que de una estructura similar en cualquier otro material.

Con la madera jugamos con una gran ventaja, el material en si ya es bonito y el paso del tiempo, con un mínimo cuidado la hace si cabe aun más.

La madera al tratarse de un producto natural requiere de tratamientos preventivos, que serán aplicados antes de su instalación definitiva, con esto conseguiremos que esta goce de buena salud y en consecuencia tenga un aspecto atractivo y saludable.

Estos tratamientos que habrá que aplicar, son preventivos ante ataques biológicos que pueda sufrir la madera, como hongos o insectos, estos productos son los fungicidas y los insecticidas unidos a compuestos como son los lasures  de exterior de alta calidad, que les añadirán color y protección contra la incidencia del sol sobre la degradación del  color con el que hemos tintado la instalación.

Procediendo correctamente con la aplicación de estos productos como mínimo con dos manos, nuestra instalación quedara protegida como mínimo, por unos seis años las partes donde no da el sol y unas cuatro las expuestas al mismo, la reaplicación de estos productos es muy sencilla, ya que no requieren lijado, es inodora y no contamina, con lo que en un rato y cada muchos años, de una manera sencilla mantendremos cuidada y saludable nuestro porche o pérgola de madera.

Muebles de exterior

Son muchas las ocasiones en que me encuentro, cuando voy a realizar una instalación que en casa  de mis clientes,  que estos  tienen unos muebles en el jardín  pero se encuentran bastante deteriorados. Aquí voy a explicar unos sencillos entretenimientos que harán que nuestros muebles de jardín se  conserven y luzcan bonitos. Como primera norma, nunca utilizar barniz ya que este  sella la madera, no la deja respirar y al barniz le salen ampollas del sol y las inclemencias del tiempo,por lo tanto si ya les hemos aplicado barniz,lo mejor sera para empezar decapar el mueble y no dejar ni rastro, acto seguido le pasamos una mano de lija finita para suavizar y abrir un poquito el poro, cogemos un fungicida, bien puede valer la lejía domestica, y lo fregamos bien para eliminar todos los ataques orgánicos que ha sufrido, los distinguimos por ser zonas que veremos oscurecidas en color verde negruzco. Ya de haber aplicado estos pasos tendremos la madera del  mueble de  saneada, el siguiente paso es ponerlo bonito.Ya secado después del fregado que le hemos hecho, le aplicaremos dos manos de un lasur, que no solo lo pondrá bonito sino añadirá agentes protectores para la madera como son fungicidas, hidrofugantes, insecticida y protectores de las radiaciones solares. Por ultimo una mano de aceite de teka que refuerce la nutrición de la madera y tendremos el mueble en algunos casos mas bonito que cuando lo compramos, ahora instalamos un porche y a disfrutar.

 

 

Lasur, indispensable para madera en exteriores

La mayor duda que presentan mis clientes a la hora de decidirse por instalar un porche o pérgola de madera en su jardín, es la de su mantenimiento y buena conservación.

Desde su aparición, los lasures, han supuesto de un tiempo a esta parte, la novedad más significativa, en los procedimientos de aplicación para el cuidado y conservación de la madera en ambientes de exterior.

Aportan unas cualidades  preservadoras y decorativas sumamente relevantes, que les hacen ser actualmente, un producto, prácticamente  de utilización indispensable, en aplicaciones para madera situada en exteriores.

Constituyen  la última generación en revestimientos decorativos, preventivos y conservadores para madera, no son barnices ni pinturas, pero unifican todas sus prestaciones y ninguno de los inconvenientes de estos.

Los lasures se presentan en dos formas de disolución, en agua o con disolventes.

Personalmente solo los utilizo en disolución acuosa, ya que son productos de la máxima calidad, con los grandes beneficios  de ausencia de toxicidad, una  mayor duración y resistencia, lavado de los aparejos empleados  con agua, no siendo inflamables, de secado rápido y sin desprender olores.

Hacer constar de una propiedad  indispensable hoy en día por la que todos tendríamos que apostar, el cuidado de la naturaleza, los lasures de disolución acuosa,  no representa ningún peligro hacia al ser humano ni para al medio ambiente.

Los lasures, tienen que desempeñar, primordialmente, estas funciones fundamentales:

* Resaltar  la belleza natural de la madera.

*Mantenimiento sencillo y económico ya que al ser productos de alta calidad diseñados específicamente, mantienen durante años sus cualidades originales, cuando se considere necesario una nueva aplicación no es necesario ni lijar ni decapar, basta con aplicar el producto directamente.

* Resguardar  para que  las vigas de madera se conserven  nutridas y con aspecto saludable.

Los lasures se especifican  por las siguientes particularidades:

* Aplicación y  terminación a poro abierto sin películas que se quiebren y se escamen.

*Propiedad que permite la correcta transpiración de la madera.

*Filtros solares que proporcionan protección contra radiaciones U.V .

* Resguardo contra elementos orgánicos,  ya que contienen  fungicidas e insecticidas.

* Disponen de hidrófugos que oponen resistencia el agua.

*Gran capacidad de impregnación  y rápida absorción del producto aplicado en la madera.

*Colores sólidos de gran naturalidad y respeto a las vetas propias de la madera.

En definitiva y gracias a los lasures de alta calidad, aplicados correctamente sobre las vigas y demás elementos de madera que forman los porches y las pérgolas, podemos estar tranquilos durante mucho tiempo  de que nuestra instalación está bien protegida y disfrutar al máximo de las ventajas que nos aportan.

La madera que utilizo para mis instalaciones (1)

La madera en el jardín.viga

La madera como materia prima primigenia  presente en la  naturaleza, y que su uso se remonta al  neolítico, resulta un elemento ideal a la hora de diseñar armazones estructurales para nuestros jardines, donde se integra y aporta, calidez, belleza y diseño en porches, pérgolas y cenadores.

La madera se ha convertido en un genérico en el cual se hayan incluidos infinidad de especies diferentes cada una con su características y particularidades, otorgándoselas  por concepto y de forma equivocada, a todas, las mismas propiedades y creencias de uso.

E n este artículo me voy  a centrar en las coníferas, pino, ciprés, abeto, alarce, cedro etc.

Las principales explotaciones de coníferas de gestión sostenible se localizan en el norte y centro Europa, de donde se abastece, en su mayoría, el mercado español.

Dentro de esta familia hare hincapié en el abeto, dado que tanto por sus cualidades y características de resistencias mecánicas, como por su precio asequible en comparación a otras especies, de crecimiento más lento, las hacen ideales como elemento constructivo.

El abeto, una de las especies más  resistentes, es con frecuencia la variedad seleccionada como  propuesta para soluciones estructurales. La albura, parte blanda de la madera, es de color blanco amarillento. El duramen, células muertas que proporcionan dureza y resistencia al árbol  es de color rojo. De fibra recta y dureza media, es apropiada para técnicas de armados y vigas laminadas.

En el momento que arquitectos e ingenieros realizan sus proyectos  y determinan que  madera de uso estructural aplicar, su primera elección es el abeto. Generalmente se reconoce su óptima proporción, resistencia-peso. Igualmente  ofrece una excelente capacidad de soporte y sujeción al clavado y atornillado.

Debido a las cualidades físicas, que aporta, para su mecanización, a la estabilidad moderada de su duramen y a su buena firmeza dimensional, resulta la madera perfecta  de aplicación general para el esqueleto de las edificaciones  residenciales y comerciales de tamaño moderado.

La madera de abeto padece de fisuras y mermas  muy pequeñas, gracias a esto se adapta a la perfección en climas secos, fríos y de escasa humedad.